Huracán Maria

martes 20 de septiembre de 2017

20 de septiembre. 6:15 a.m. Es la hora oficial en la que el huracán María, de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, entra por Yabucoa y golpea Puerto Rico. Atraviesa toda la isla con vientos sostenidos de 155 millas por hora que arrancan, revuelcan y muerden todo a su paso.

El huracán trae consigo lluvias torrenciales que descargan sobre el terreno hasta 40 pulgadas de agua. Los ríos Grande de Loíza, Grande de Manatí y Grande de Arecibo, así como La Plata, entre Comerío y Bayamón; Cibuco en Corozal; Espíritu Santo en Río Grande; el Guayama, el Piedras y el Puerto Nuevo se desbordan y causan inundaciones en casi 78 municipios, causando terror, angustia y devastación.

Los vientos brutales y sus ráfagas de hasta 200 millas por hora tragan árboles, doblan semáforos, fracturan torres de luz, extirpan techos, lo que encuentran. María es una máquina de triturar vidrio. Sacude a las palmas como si fueran de juguete. Miles se quiebran. Levanta un mar furioso con olas de hasta 25 pies de alto. Se come la playa y lanza toneladas de arena sobre las calles más turísticas de la isla.

El huracán revolcó a Puerto Rico con más fuerza que la de Katrina. Dejó al 100% de la isla a oscuras y al 60% de la gente sin agua. Acabó con las telecomunicaciones, provocó muertes y daños por 100,000 millones. La isla retrocedió 40 años en el tiempo.

En Hormigueros